Noticias

homenaje al ing jose maria vitale

IN MEMORIAM

 

El ingeniero José María Vitale nació en Azul, Provincia de Buenos Aires, el 19 de septiembre de 1939. Ingresó a la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) el 3 de octubre de 1966, cuando aún era estudiante en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Plata. Se graduó en 1981 y se retiró de la CNEA el 23 de agosto de 1995 para dedicarse a la docencia universitaria.

 

En la CNEA comenzó su desempeño en la División Inspección a Usuarios, Departamento Seguridad Radiológica e Industrial, Gerencia Seguridad e Inspección, donde se capacitó y adquirió experiencia en temas de esa División. Fue inspector durante varios años, accionar que le mereció el respeto de usuarios de radioisótopos y fuentes de radiación, a quienes inculcaba la disciplina de la radioprotección.

 

En 1975 fue miembro del Consejo Asesor de Planificación del Gerente de Área y en 1976 miembro permanente del Comité Protección Radiológica, donde siguió incrementando su experiencia a la vez que el aprecio de su entorno laboral. Fue asesor en temas de protección radiológica del Proyecto Planta Piloto de Reprocesamiento que se estaba construyendo en el Centro Atómico Ezeiza y en la capacitación de personal del Reactor RA-1 en el Centro Atómico Constituyentes.

 

En 1980 integró la División Control de Instalaciones del Departamento Inspectorado y en 1984 pasó al Departamento Protección Radiológica, donde continuó con su aporte técnico. Su buen humor y habitual sonrisa facilitaba la interacción con sus compañeros de trabajo. Su gusto por la infusión de ilex paraguayensis era proverbial y, parafraseando un conocido vals, por su bondad y calidez fue un “corazón de oro”.

 

En 1987 fue incorporado al Consejo Asesor para el Licenciamiento de Instalaciones Nucleares (CALIN) para coordinar la ejecución de actividades vinculadas con el licenciamiento de aceleradores relevantes y reactores de investigación.

 

En mayo de 1988 y de agosto a noviembre de 1989 colaboró en tareas ligadas al licenciamiento de las instalaciones del Centro Nuclear de Investigaciones del Perú (diseñado y construido por la CNEA en Huarangal) y a las del Grupo de Ingeniería de Puesta en Servicio del Reactor RP-10 respectivamente.

 

Fue un buen referente técnico durante el diseño y construcción del Reactor RA-8, aportando generosamente su conocimiento y experiencia.

 

En febrero de 1990 pasó a la Gerencia de Área Ciclo de Combustible donde revistó hasta que se retiró de la CNEA.

 

Como síntesis puede decirse que fue un profesional competente con amplia formación en radioprotección, y una persona respetada y apreciada por colegas de la institución con la cual mantuvo el sentido de pertenencia. Su prematuro fallecimiento el 29 de junio pasado fue penoso para esta Sociedad, la que le hace llegar sus condolencias a la familia.

 

Buenos Aires, 6 de julio de 2011.